Más sobre mí


Soy Mariu Moreno, me podés encontrar también en Linked In, Twitter, Wordpress.
Seguí a El último verso ha muerto en Facebook.

Manifiesto

Intolerante
de la recurrencia, la idiotez y el exceso,
la más soberbia de los soberbios,
la más astuta de los astutos,
la más estúpida entre las estúpidas,
irritable,
desconfiada,
abrumadora en la retórica,
acaparadora de atención,
seductora con la simpatía,
antipática y malhumorada
otras veces,
exigente hasta la última gota.

Sólo quiero
un pueblo blanco
que mire a un glacis
y a un escuadrón
de olivos ladera abajo,
una lubina en el horno
con perejil, limón, oliva
y una estrella a punto de estallar
en el freezer.

Quiero
una picada antes de ir a la playa
en el parque del jardín
bajo las sombrillas azules,
los pies hincando el césped
recién regado,
los chicos
cantando en las hamacas anarajadas.
Salame, mortadela, queso y el asado de anoche.
Cigarras y cotorras en los pinos.

Sólo quiero
inventarte una canción
bajo la sombra del palo borracho
un día a la siesta.

Quiero entregarte
una parte de mi mundo
de letras con puntillo
cada noche, antes de ir a dormir.

Quiero que escribamos
un haiku afilado
que parta al medio cada instante.

Quiero
una trenza en el aire
de jacarandá y lapacho
entre la nieve de espículas.
Quiero
que la primavera nos lleve a una mesa
en los jardines de Hildegarda,
cantemos
que nos llaman el caburé
y que el pescado no nos engañe,
aunque sí el tiempo,
que mientras corra el vino
burle al mediodía.

Sólo quiero
la brisa de la noche
que lleva el aroma sincopado
de madreselva y clarinete hacia el Paraná,
desde un túnel bajo las escalinatas.

Quiero que seas mi transbordador espacial
Quiero que te subas al mío
Quiero que despeguemos ya.

Te ofrezco un voucher por
mi voz en cátedra abierta
la última metáfora de una idea
las brasas de los planes realizados
y los que nunca pienso realizar
las marcas del horno
del aceite
las lágrimas de las cebollas
un mate dulce bien lavado
un tereré con limón
el léxico para la gilada
la elocuencia para la academia
un poema mutante para los que amo
un collage de Stravinsky y Ginastera
una canción de Joaquín Rodrigo
un puzzle de Van Gogh
el personaje maligno de un cuento
o un héroe sin fortuna
un plan para abandonar la civilización
una planta desfallecida en mi única maceta
una idea de último momento
un portal
hacia el universo de los sueños
un clipping de prensa
sobre la humanidad
un camión tanque con proyectos explosivos
una antena parabólica
para mensajes en la noosfera
una teoría que nadie apoyará
una explicación intuitiva sobre la ciencia
un cartel de obreros trabajando
sobre mi asiento en el expreso por autopista.

Lo que quede sin decir
cabrá en el aire de la flauta
en un frullatto entre mis dientes.

2011