Más sobre mí


Soy Mariu Moreno, me podés encontrar también en Linked In, Twitter, Wordpress.
Seguí a El último verso ha muerto en Facebook.

sábado, 2 de agosto de 2014

Mi niña no es una princesa.


Mi niña no es una princesa.

Es una diplomática única en el mundo porque su guía es la dulzura y su sello la humildad. Habla con seguridad y delicadeza, escucha con atención, ama los silencios. Largos silencios llenos de ideas que ella sola conoce.

Es una viajera tranquila del mar que le toca navegar. Dirige su barco pacíficamente en todas las condiciones climáticas y de a poco va hacia el lugar donde desea.

Mi niña es docente con el ejemplo, al menos para su madre. Enfrenta las frustraciones con un poco de dolor y mucha fortaleza. Espera su turno, no se impacienta. Su risa contagia. Por varios minutos.

Suele hacer su cama, ordenar su ropa y ayudar en la cocina. No pide que le compren cosas y agradece los regalos más sencillos como si fueran lo mejor del mundo. Mi niña es lo más alejado a una princesa.

Estoy segura que está aquí para embellecer, echar luz sobre su mundo. Yo tengo la suerte de que sea parte del mío.