Más sobre mí


Soy Mariu Moreno, me podés encontrar también en Linked In, Twitter, Wordpress.
Seguí a El último verso ha muerto en Facebook.

jueves, 24 de octubre de 2013

Te fuiste al carajo.

No fue suficiente con setiembre, ahora vino otubre.
Es para largar la toballa, tomarse un güisqui y asín que pase el tiempo, mucho mejor que perderlo por ejemplo ordenando la pila de cederrones del escritorio. Vaya uno a saber qué tienen adentro.
Son como almóndigas con sorpresas. Una mordida, y zas, te encontrás con algo más que carne, una alverja quizás.

Vivo en un sétimo piso y nunca vi a un murciégalo enredarse en el cabello, pero si salgo al balcón de noche, me cubro la cabeza con las manos, por las dudas. 

miércoles, 16 de octubre de 2013

P. N. Sorongueti

El Parque Nacional Sorongueti es un área de proporciones exorbitantes ubicado en un territorio variable y creciente del país.
Es famoso por las migraciones anuales de cagandúes. Las cinco grandes bestias del parque son el ledrón, el forro, el elechanta, el soberbisonte negrero y la sanguijuela. El parque también es hogar de hienas, aves rapaces y carroñeras.

Cerca del parque se encuentra la famosa Garganta de la Mala Leche, donde se han encontrado fósiles de la edad de piedra de naboletis de cuero forreado, chorlitos y monos cara de boludo.

Vida Salvaje

Además de la migración de los cagandúes, el parque es conocido por su fauna feroz formada por los mencionados cinco grandes, usualmente referidos como los Reverendos HDP, por sus siglas en latín.

Estos son:

Ledrón: se cree que Sorongueti tenga la más grande población de ledrones de Argentina y del mundo en parte debido a la gran cantidad de chorlitos que les sirven de presa. Son la especie más popular del parque. Son fanfarrones y escurridizos.

Forro: estos predadores son frecuentemente avistados en la región de Sierra de los Cagadores, pero existen en todo el parque nacional y su población actual está esparcida de modo descontrolado. Suelen dejar un rastro con los desechos de sus presas durante las migraciones, ya que sólo toman una parte de ellas y abandonan el resto.

Elechanta: las manadas se reproducen en condiciones óptimas. A pesar de su aspecto inofensivo son grandes depredadores de naboletis de cuero forreado. Son charlatanes y embaucadores.

Soberbisonte negrero: son encontrados próximos a las cuevas de los ledrones, en el centro del parque. No viven en manada, conviven con las sanguijuelas y se alimentan de chorlitos y monos cara de boludo que se acercan a ellos engañados, creyendo que les compartirán su alimento.

Sanguijuela: convive con los soberbisontes y es parasitaria de forros, elechantas y ledrones. En la actualidad es una plaga.