Más sobre mí


Soy Mariu Moreno, me podés encontrar también en Linked In, Twitter, Wordpress.
Seguí a El último verso ha muerto en Facebook.

sábado, 31 de agosto de 2013

Algunos no crecen y otros crecen demasiado

Hay gente que no crece. Hay otros que sí, aunque no siempre sea evidente.

Los que no crecen no tienen luz suficiente, viven porque tienen tierra, abono y agua, pero tristemente, sin colorido ni proyección ni aspiración a buscar el sol.

Otros crecen pero son enanos a fuerza de resistirse al abono, agua y tierra que los reta a extender sus ramas, sus raíces.

¿Para qué quiero ramas, para qué quiero raíces?

¿Quién puede querer raíces cuando las raíces sólo le impiden continuar?

Te aseguro que hay una tropilla de bonsáis aventureros que sabrán comprender lo que digo. Los más enraizados podrán criticarles, pero apuesto a que muchos de ellos desearían una buena podada y echarse a andar.

Algunos pueden crecer tanto que matan al resto.


¿Acaso no es un arte mantenerse pequeño?

No hay comentarios: