Más sobre mí


Soy Mariu Moreno, me podés encontrar también en Linked In, Twitter, Wordpress.
Seguí a El último verso ha muerto en Facebook.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Ahora

Ahora es tu momento
pero ahora no es ya
también es ayer y es mañana.
Es dentro de unos años y hace un tiempo.
Mientras estés despierto es ahora.

Tu momento de ser vos auténtico -mostrame quién sos.
Mirate.
Momento de flotar, concebir, dar otra vez, repensar.
No dejes de estar despierto, repensate.

Ahora es el tiempo. ¿qué vale más que eso?
Sos el autor, el constructor de tu momento, de tu realidad.
La que te rodea con sus colores,
la que veo en tus ojos.

Tu tiempo es también el mío y ahora es nuestra realidad.
Los segundos son soldados de un ejército imbatible
salvo por el discernimiento del momento presente,

ese instante inacabable que comienza y termina ahora.

lunes, 11 de noviembre de 2013

jueves, 24 de octubre de 2013

Te fuiste al carajo.

No fue suficiente con setiembre, ahora vino otubre.
Es para largar la toballa, tomarse un güisqui y asín que pase el tiempo, mucho mejor que perderlo por ejemplo ordenando la pila de cederrones del escritorio. Vaya uno a saber qué tienen adentro.
Son como almóndigas con sorpresas. Una mordida, y zas, te encontrás con algo más que carne, una alverja quizás.

Vivo en un sétimo piso y nunca vi a un murciégalo enredarse en el cabello, pero si salgo al balcón de noche, me cubro la cabeza con las manos, por las dudas. 

miércoles, 16 de octubre de 2013

P. N. Sorongueti

El Parque Nacional Sorongueti es un área de proporciones exorbitantes ubicado en un territorio variable y creciente del país.
Es famoso por las migraciones anuales de cagandúes. Las cinco grandes bestias del parque son el ledrón, el forro, el elechanta, el soberbisonte negrero y la sanguijuela. El parque también es hogar de hienas, aves rapaces y carroñeras.

Cerca del parque se encuentra la famosa Garganta de la Mala Leche, donde se han encontrado fósiles de la edad de piedra de naboletis de cuero forreado, chorlitos y monos cara de boludo.

Vida Salvaje

Además de la migración de los cagandúes, el parque es conocido por su fauna feroz formada por los mencionados cinco grandes, usualmente referidos como los Reverendos HDP, por sus siglas en latín.

Estos son:

Ledrón: se cree que Sorongueti tenga la más grande población de ledrones de Argentina y del mundo en parte debido a la gran cantidad de chorlitos que les sirven de presa. Son la especie más popular del parque. Son fanfarrones y escurridizos.

Forro: estos predadores son frecuentemente avistados en la región de Sierra de los Cagadores, pero existen en todo el parque nacional y su población actual está esparcida de modo descontrolado. Suelen dejar un rastro con los desechos de sus presas durante las migraciones, ya que sólo toman una parte de ellas y abandonan el resto.

Elechanta: las manadas se reproducen en condiciones óptimas. A pesar de su aspecto inofensivo son grandes depredadores de naboletis de cuero forreado. Son charlatanes y embaucadores.

Soberbisonte negrero: son encontrados próximos a las cuevas de los ledrones, en el centro del parque. No viven en manada, conviven con las sanguijuelas y se alimentan de chorlitos y monos cara de boludo que se acercan a ellos engañados, creyendo que les compartirán su alimento.

Sanguijuela: convive con los soberbisontes y es parasitaria de forros, elechantas y ledrones. En la actualidad es una plaga.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Salgo al balcón.
Tres pajaritos duermen en un cable de luz
bajo la luna
-una delgada uña cortada
sola en el cielo.
Algunos pocos cantan, y no hay más sonidos.
Huelo frío, me recuerda cuándo estoy.
Huelo humo, dónde estoy.
Entro.

¿quién más habrá despertado también?

sábado, 31 de agosto de 2013

Algunos no crecen y otros crecen demasiado

Hay gente que no crece. Hay otros que sí, aunque no siempre sea evidente.

Los que no crecen no tienen luz suficiente, viven porque tienen tierra, abono y agua, pero tristemente, sin colorido ni proyección ni aspiración a buscar el sol.

Otros crecen pero son enanos a fuerza de resistirse al abono, agua y tierra que los reta a extender sus ramas, sus raíces.

¿Para qué quiero ramas, para qué quiero raíces?

¿Quién puede querer raíces cuando las raíces sólo le impiden continuar?

Te aseguro que hay una tropilla de bonsáis aventureros que sabrán comprender lo que digo. Los más enraizados podrán criticarles, pero apuesto a que muchos de ellos desearían una buena podada y echarse a andar.

Algunos pueden crecer tanto que matan al resto.


¿Acaso no es un arte mantenerse pequeño?

viernes, 30 de agosto de 2013

Minimicé el momento
ensoberbecí mi memoria

y el poema se fue.

domingo, 18 de agosto de 2013

Muere el día tras las islas-
el caballo bebe el río indiferente
coloreado de sol y ya no.

martes, 13 de agosto de 2013

Hay gente que no se baña

Hay gente que no se baña, cualquiera sea la estación del baño. A esta altura del partido empiezo a creer que es algo cultural, porque no me refiero a la gente sin techo que vive en la calle, los perdidos mentales, por la causa que fuere.

Me refiero a la gente vestida como yo en el ómnibus un martes a las 15 hs, en el tren una mañana cualquiera, mirando los productos en la góndola de los lácteos, haciendo fila para renovar el carnet de conducir.

Cebolla, grasa de vaca, ácido y dulce, en una mezcla de agrio y rancio brotando de la piel.

Más allá de los problemas de salud y piel que no quiero si quiera imaginar, porque se retuerce la nariz de solo pensarlo, no creo que sea el peor defecto que una persona pueda tener. Quizás el maloliente sentado detrás de mí en este momento sea un marido esforzado, un padre tierno, un amigo que alivia las penas. O la hedionda del asiento de al lado sea una joven servicial y cálida que ofrece su tiempo desinteresadamente a curar niños enfermos.


La verdad no sé quién es el oloroso, porque el vaho es tan globalizado que me embriaga y mis párpados caen, me resulta imposible no dormirme, pensando en que quizás el olor venga de mi asiento, que tomé hace un instante, y que el desgraciado mugriento que acaba de descender y dejarme el lugar me esté haciendo quedar a mí como la fétida compañera de viaje.

domingo, 30 de junio de 2013

Ya no viajamos juntos

No viajamos más juntos, era inevitable.
Ya no estaba en ninguna fotografía
ni seguías mis sugerencias de itinerario
desde hacía bastante.
Estaba cantado que no viajaríamos más juntos.

Querido te comprendo perfectamente;
era yo en primer lugar la que no comprendía
por qué viajabas conmigo.
El carácter putrefacto, expresión circunspecta,
mi voz autoritaria, los monólogos pedantes;
sin mencionar las piernas peludas, el cabello de vieja
y mi afición por el alcohol.

Estabas tan harto
que no podías esconder tu cara de fastidio al verme
aún ahí, cada mañana, sin irme aún.
Terca.

Creeme, yo también estaba cansada de mi obstinación en todo.

Por Dios, claro que no te haré una escena
ningún planteo, nunca más.
Qué ridícula he sido cuando te reclamaba más tiempo conmigo.
Ególatra vanidosa.

Vos querías aventura, un poco de riesgo, un poco de paz
un poco de improvisación.
Mi recetario solía tener bastante de todo eso
pero con el tiempo fui perdiéndole la mano
y me volví hacia lo picante, rutinario y categórico.

Sí, confieso que he mutado tantas veces.
Nunca temí al cambio, aunque mejor dicho
nunca me detuvo el temor ante nada.
Quizás sea un instinto autodestructor.
Quizás soy sencillamente una soberbia temeraria.

jueves, 28 de febrero de 2013

#28

todas las emociones en la mesada
tienen aroma a carne al horno, salsa bolognesa, pasta.



miércoles, 27 de febrero de 2013

martes, 26 de febrero de 2013

lunes, 25 de febrero de 2013

domingo, 24 de febrero de 2013

sábado, 23 de febrero de 2013

viernes, 22 de febrero de 2013

#22

El Genji Monogatari me hunde en el sillón del living-
afuera, el calor arrecia.

jueves, 21 de febrero de 2013

#21

revolea la varita mágica
mientras baila el hada turquesa
en la estación de Belgrano

miércoles, 20 de febrero de 2013

martes, 19 de febrero de 2013

#19

arde el sol en la ciudad-
coima en el bolsillo del uniforme azul-
embotellamiento.

domingo, 17 de febrero de 2013

sábado, 16 de febrero de 2013

#16

el joven toca el timbre y algo le dice
ella responde sólo con mejillas coloradas
la próxima parada desciende

viernes, 15 de febrero de 2013

jueves, 14 de febrero de 2013

#14

en el puerto se mecen los barcos
la lluvia vuelve al mar-
los pescadores alistan las redes

martes, 12 de febrero de 2013

#12

El Paraná acaricia las raíces de los sauces
en su avance imperturbable y marrón
pero yo soy las islas.

lunes, 11 de febrero de 2013

domingo, 10 de febrero de 2013

viernes, 8 de febrero de 2013

jueves, 7 de febrero de 2013

#7


Hora de la leche.
Ya no están los niños, pero
los oigo discutir frente a sus tazones de cereal.

miércoles, 6 de febrero de 2013

martes, 5 de febrero de 2013

lunes, 4 de febrero de 2013

#4

pan quemado, dulce de leche y pasta dental
las especias de la mañana en las yemas de mis dedos

domingo, 3 de febrero de 2013

#3

Queso.

guantes blancos, casaca,
pantalón azul con raya roja,
botas negras de caña alta-
queso granadero.

sábado, 2 de febrero de 2013

#2

Huevos.

huevos pasados por agua, en un pollito de cerámica
huevos rotos, hinchados, inflados
crecientemente reclamados y ausentes

viernes, 1 de febrero de 2013

#1

NaHAiWriMo y una consigna inviable.
Comida, pasta. Imposible.
Sólo la pasta del aire que hoy no hacía más que retorcerse lentamente sobre nosotros
como si fuéramos tenedores humanos, pinchudos y relucientes
ardientes, intocables, bajo el sol impiadoso.
Esa es la única pasta de hoy.

Pasta
tenedores imbesables
en el desierto de cemento.